Sudoración Excesiva

Sudoración Normal

Una de las manifestaciones de que un organismo está vivo es su temperatura corporal. Para mantener la temperatura, todos los días degradamos o sintetizamos nutrientes que se encuentran almacenados en nuestro cuerpo o que consumimos en los alimentos. Lo más interesante es que nuestra temperatura nunca llega a límites muy bajos ni muy altos a menos que padezcamos alguna enfermedad.

Esto se logra gracias a que tenemos un Termostato (Hipotálamo) y varios sensores de temperatura (Termoreceptores) distribuidos en la piel, por todo el cuerpo, que detectan y envían información al termostato para que gane o pierda calor mediante diversas estrategias.

La manera más importante con la que regulamos la temperatura del cuerpo es enfriando o calentando la piel, mediante la retención o pérdida de sudor.

Si los sensores en la piel marcan menos de 29 grados C se suprime la sudoración, si el sensor del hipotálamo marca más de 37 grados C se incrementa la sudoración y su rápida evaporación hace disminuir la temperatura de la piel. El hipotálamo se conecta con las glándulas del sudor mediante una red de nervios que en el cuerpo se encargan de todas las actividades no concientes o no voluntarias (Ejm: Respiración, movimientos del corazón, movimientos de los intestinos, presión sanguínea, temperatura, sudoración, etc).

Este sistema por ser independiente y no conciente, y por viajar inicialmente por caminos diferentes a los nervios que llevan la información de movimiento y sensibilidad, se llama SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO y cuenta con 2 componentes: Simpático y Parasimpático. El Simpático es el más importante en la estimulación para la producción de sudor y actúa principalmente en las glándulas sudoríparas del rostro, manos, axilas y pies, en donde la producción depende sobre todo de la estimulación emocional.

 

¿Qué es hiperhidrosis?

Hiperhidrosis es el término médico con el que se define a la sudoración exagerada e incontrolable. Cuando la sudoración se acompaña de mal olor se le denomina bromhidrosis.
El sudor exagerado o el mal olor son situaciones físicas que terminan por provocar problemas en la interacción social en el ambiente privado y laboral. Por ésto, aunque hay herramientas médicas para medir un volumen de sudor normal e identificar un volumen exagerado, la mejor medida es el nivel de incomodidad, rechazo o aislamiento que ocasiona la sudoración, a tal punto de entorpecer la vida social.
MANIFESTACIONES COMUNES La hiperhidrosis no es una condición temporal; muchos sufren de ella durante varios años, generalmente desde la niñez y la sudoración es constante, ya sea en climas calurosos o fríos.

 

Sudoración de Manos

Para quien suda exageradamente en las manos típicamente puede tener problemas en la manipulación de papeles, bolígrafos, equipos electrónicos y herramientas de trabajo. También evita dar la mano para saludar a los demás, o lo hace tímida y rápidamente. Los pacientes explican que incluso les da vergüenza tomarle las manos a sus parejas.

 

Sudoración Axilar

El que suda demasiado en las axilas percibe una mayor sensación de humedad corporal, que en muchas ocasiones se acompaña de mal olor. Con el tiempo su vestuario sufre cambios de coloración que lo obligan a camuflar el problema con prendas de diferentes colores o estampados.

 

Sudoración Facial/Rubor Facial

Otra manifestación de un sistema simpático hiperactivo es la excesiva sudoración facial y/o el enrojecimiento del rostro, que se hace mas manifiesto en eventos sociales o bajo condición de stress.

En el medio laboral o en las reuniones sociales es cuando más se manifiestan todos los síntomas producto de una mayor estimulación emocional. Por ésto muchas personas terminan por aislarse parcial o totalmente del ambiente social.